Translate


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información






DIAS ONLINE

28 diciembre, 2011

El sitio de la mirada* pensar el Arte.


Eduardo Grüner *
Conferencia dictada en SEMA el 16/9/2002
Se trata de pensar el arte con una perspectiva mas amplia aplicando los conceptos de un campo
disciplinario en otro, esto es, el arte es una de las formas en que las sociedades han
representado y simbolizado una memoria histórica, una suerte de espejo de reconocimiento de la
sociedad.
Una de las cuestiones que pienso que permitiría formular una teoría sobre la modernidad es
justamente esta concepción estética. No es que piense que el Arte es una simple superestructura,
como los marxistas consideran que la producción técnica y lo simbólico en general es un simple
reflejo o expresión de lo que se suele llamar la base economica.Creo que alli hay un problema,
hay un autor que hace una referencia respecto de esta manera de pensar y la llama “metáfora
arquitectónica”. En el sentido, de que habría una base, lo que en el lenguaje marxista vulgar se
llama la base material constituida por los medios de producción, etc. sobre la cual se levanta el
edificio de la superestructura jurídico-política, ideológica, estética, simbólica, etc. Esta metáfora
arquitectónica tuvo un desarrollo bastante exitoso, hasta en autores mas sutiles como Althusser,
en un articulo sobre la ideología habla de la ideología como el “cemento” que permite mantener
unido los ladrillos del edificio social.
Yo veo en esto un problema, que es la propia definición que hace Marx , que parece alentar este
tipo de metáforas un poco reduccionistas, (debo aclarar que en esa definicion la palabra economía
en Marx tiene poco que ver con el modo actual de su utilización, ni con el campo disciplinario que
suelen recortar los economistas profesionales). El subtítulo de la obra más importante de Marx “El
capital” es “Crítica de la Economía Política” vale decir su teoría no es una teoría económica, es
una teoría crítica de la economia moderna como tal.
Segunda cuestión, vuelvo al comienzo, esta base económica esta constituída fundamentalmente
por lo que Mar llama “las relaciones de producción”, es decir el tipo de relaciones sociales que los
sujetos concretan entre si para producir, para transformar la naturaleza, para trabajar en el ámbito
antropológico constitutivo que Marx le da al trabajo, que es el de la transformación de la
naturaleza. Entonces, cuando Marx habla de la base económica esta hablando de relaciones
sociales y, de relaciones sociales que se dan en un modo de producción como el del capital y el
trabajo. Hablar de estructuras sociales y hablar de reproducción, supone un concepto entre los
sujetos para que ese tipo de relaciones sean efectivamente reproducidas, supone hablar mucho
más que de economía en un sentido estrictamente tecnico de la palabra. Hablar de relaciones
sociales, de estructura social, de reproducción condensada de esa estructura y de la organización
de esa estructura social, uno esta hablando de política, de ideología, de cultura, de las eficacias
icónicas que esta estructura social puede tener sobre los sujetos que la conforman y que se
relacionan entre si. Vale decir, esta base económica esta absolutamente atravesada por esos
otros pisos del edificio, como dice esta metáfora, como son lo juridico-politico, lo ideológico, lo
simbólico, lo estético incluso, porque por supuesto, el arte ha sido históricamente una de las
formas mediante la cual las sociedades han construido algo así como una representación
simbólica, imaginaria, o como se la quiera llamar, de su propia estructura, y de sus propias
relaciones sociales. Una de las funciones del arte, por suerte no la única, ni la determinante, ha
sido la construcción de la memoria histórica y un espejo de reconocimiento para los sujetos,
miembros de las sociedades en las cuales esa producción artística se inscribe.
SEmA Seminarios de Primavera 2002 El sitio de la mirada Eduardo Grüner
2
Para que esa función del arte tuviera una mínima eficacia, evidentemente, no pudo limitarse a
simplemente un juego azaroso, una oferta de estímulos con efectos visuales o literarios. Si nos
circunscribimos al campo de lo visual, tuvo que construir tambien socialmente la “mirada” de los
sujetos a los cuales este tipo de estímulos estaban dirigidos. Tengo la impresión que alguien,
alguna vez, podría escribir una Historia social del arte, tomando como eje la transformación de
esta construcción y reconstrucción de una forma dominante de mirar, esto es lo que yo llamo el
sitio de la mirada, la mirada sitiada, en el doble sentido de una mirada que es construída en un
específico lugar y que está en estado de sitio, constreñida por las estructuras sociales, ideológicas
y culturales de la sociedad a la cual esta mirada da una particular preferencia. Por supuesto, no
estoy inventando nada nuevo, podemos ir a una obra como “La obra de arte en la época de la
reproducción técnica” de Walter Benjamin, y observar alli como Benjamin dice que podría construir
toda una historia social y política del arte de la representacion sobre el eje de lo que llama las
transformaciones del arte, lo que el llama el “aura”, esta propiedad singular del arte de ser
absolutamente irreferible, irreproducible, de tener una cualidad que solo puede tener un objeto
artístico. Por supuesto, que en algún sentido, tambien es cierto, y esto contribuye a concretar
cualquier teoría artística que uno quiera construir sobre esa base. Al menos desde nuestra
perspectiva moderna no se puede negar, que es absolutamente cierto que algo es una obra de
arte porque tiene un carácter de singularidad, porque remite a si misma, y nada mas que a si
misma, porque no puede ser replicada por ningun otro objeto del mundo, ni puede ser reducida a
ningún concepto universal con recetas previas acerca de cómo la obra de arte puede ser
comprendida o interpretada. Todo es absolutamente cierto, y sin embargo, no se puede descartar
la posibilidad de la construcción de una historia crítica, social, política del arte, que sin minimizar
este carácter singular, pueda expandir las obras de arte con cierto modo de construir esa mirada
sobre las obras de arte, como un concepto que permita la teoria crítica con aspiración a cierto
carácter universal
Pareceria que no se puede resolver este conflicto irresoluble, o esta tensión entre la singularidad
absoluta e irrepetible de la obra y, la generalidad o la universalidad del concepto bajo el cual esa
obra puede ser pensada como ejemplar en todo el sentido polisémico del término. Este plan, esta
construcción social, ideológica, política de la realidad.
Si uno trata de pensar la historia del arte en base a estos mismos conceptos o técnicas. Veremos
que la perspectiva es un invento, un invento histórico, que podemos encontrar en el pasaje de la
época pre-moderna a la moderna. Con una optica marxista podemos decir el pasaje del modo de
producción feudal al modo de producción capitalista, o a la sociedad burguesa. En fin, uno podría
preguntarse que.origen antropológico o histórico, cultural, ideológico o politico puede tener esta
invención o descubrimiento de la perspectiva. Coincide este descubrimiento con la generalización
en el campo de la pintura de un género,que no es un invento estricto de la época pero que tiene
una importante relevancia como es el retrato. El retrato es un género interesante para pensar
estas cuestiones, porque se hace protagonista al individuo. La categoría misma de individuo (individuo
= no dividido) también es un invento moderno, un invento de la época. Es una categoria
que no existe en los tiempos pre-modernos, no existe antes del Renacimiento. Existían los seres
humanos pero no existia la categoria de individuo, sencillamente porque no era necesaria ya que
en las concepciones filosofico-políticas pre-modernas los sujetos humanos siempre formaban
parte de un grupo, eran una pieza de una realidad trascendente, por ej. la “Ciudad de Dios” en la
época medieval, pensamiento dominante durante el feudalismo. Una realidad trascendente dentro
de la cual el individuo estaba contenido y constituía una pieza de una máquina más abarcadora
que el propio individuo.
En los inicios del nuevo modo de producción, llamado capitalista o sociedad burguesa, podía
producirse una transformación que hiciera de la categoria de individuo un protagonista necesario.
Que hiciera necesario el protagonismo central de los individuos. Y eso por que? Entre muchas y
muy complejas razones, porque el modo de producción capitalista y su forma de expresión en la
organización política de la sociedad, requieren una nueva forma de legitimidad del poder. En los
modos de producción previos al capitalismo (nos estamos concentrando en Occidente), la
SEmA Seminarios de Primavera 2002 El sitio de la mirada Eduardo Grüner
3
dominación se daba en una forma tenaz, llamada “dominación extra-económica”. La dominación
era politico-militar o, era ideológica y provenía de la religión, de la teología. La racionalizacion del
poder venia de alguna manera legitimada y argumentada a través de la voluntad divina. En el
modo de producción capitalista la legitimidad se construye en base a la libertad individual, este es
el gran eje sobre el que se construye el funcionamiento socio-económico, asi como el
funcionamiento politico. No casualmente, tanto en el campo de la economía como en el campo de
la filosofia política, la gran novedad que introduce el modo de pensamiento burgués, es el
concepto juridico de Contrato, que ya existia con anterioridad, pero que en la modernidad se
plantea como contrato entre individuos iguales entre si, lo que antes era un contrato entre
desiguales o un Contrato entre lo humano y lo divino. En la nueva ideologia el Contrato es entre
individuos iguales, libres y equivalentes entre si. En el modo de producción capitalista, el
funcionamiento de la economia capitalista se apoya en la libertad económica, los individuos son o,
propietarios de los medios de producción o, son propietarios de fuerza de trabajo. Estos
individuos son iguales, lo que los hace participar del mercado donde intercambian sus mercancias.
Algunos de estos individuos, la mayoría, la única mercancía que tienen es su fuerza de trabajo, y
no se venden a si mismos como entidades sino que, venden su tiempo de trabajo. La venden
libremente, esta es una iniciativa individual, nadie juridicamente puede obligar a los individuos a
trabajar, es su decisión.
Algo similar se ve en el plano politico, el nuevo invento de la legitimidad tambien se da por un libre
Contrato. A mediados del s. XVII Hobbes sistematiza la teoria contractualista que supone que el
poder politico surge de un libre contrato hecho entre los individuos. Hobbes en su modelo
ficcional, dice que antes del estado politico, los individuos vivían en estado de naturaleza donde
todos se mandaban entre si, donde había competencia salvaje, el hombre es el lobo del hombre,
guerra de todos contra todos, etc. hasta que finalmente los individuos ponen en juego su propia
particularidad como es su racionalidad, reflexionan que asi iban camino al desastre, y entonces
deciden “parar la pelota” y hacen un pacto donde convienen en darle a un solo individuo, el
Estado, la facultad de dictar leyes para impedir que nos matemos entre todos. En algún sentido
esto representa un gran progreso, en relación a etapas anteriores. Pero, por otro lado significa un
truco extraordinario porque una vez que este Estado ha sido producido de esta manera sería, ya
no inmoral o antietico o subersivo, seria absolutamente ilógico o irracional rebelarse contra el,
puesto que el estado ha sido producido por un simple contrato basado en la libre iniciativa de los
individuos. Entonces, rebelarse contra el es como rebelarse contra uno mismo. Todavia no
existian las teorias freudianas del inconciente que no se iban a arruinar la imagen. En un sentido
subjetivo, la lógica cerraba perfectamente.
Todo esto explicaba como el individuo tambien en el plano cultural y estético aparece como el
gran protagonista de la época. Cuando el Renacimiento retoma de los clásicos griegos esa
famosa consigna “el hombre la medida de todas las cosas” tambien lo que esta diciendo es que el
individuo es el gran pretexto de las nuevas formas de legitimación de la estructura social, política,
etc.
Aparece la generalización que hace del individuo el protagonista. Pero no solamente el
protagonista sino que, merced a la técnica de la perspectiva puede ahora crecer hacia una
posición dominante respecto de su entorno. Y en segunda instancia, implica que ahora se esta
separando de su entorno, se diferenciándose de el, como no sucedía en los tiempos premodernos
. En las típicas pinturas medievales previas al descubrimiento de la perspectiva cuando aparece el
individuo lo hace en abstracto, sin ningún tipo de relieve de diferenciación, respecto de su entorno,
tal como decíamos que los sujetos humanos formaban parte de una realidad trascendente de la
cual no se diferenciaban, ni se separaban, Vivían en una totalidad organica, mas integrada. Ahora
no, en la modernidad, en la sociedad burguesa, el individuo se separa de la realidad que lo rodea
en varios planos, que también supone, como decía Samuel Beckett “todo documento de
civilización es también documento de barbarie”. La concepción de un individuo separado de la
naturaleza y que ahora puede pararse frente a ella a observarla y examinarla es lo que hace
posible la ciencia moderna.
SEmA Seminarios de Primavera 2002 El sitio de la mirada Eduardo Grüner
4
En términos culturales, mas específicamente, en términos de construcción de una mirada estética
esta separación transforma al individuo, en espectador y a la realidad, en puro espectáculo. En
algo que tambien, produce una separación entre sujeto y objeto como no existia hasta este límite
en los tiempos premodernos o en otras sociedades que antes los antropólogos calificaban como
sociedades primitivas y por no ser peyorativo y ahora como no saben como llamarlas les dicen
sociedades “llamadas llamadas primitivas”. En esas sociedades los objetos que nosotros
llamariamos objetos de arte formaban parte de la vida cotidiana en un sentido ritual, religioso.
Separación del sujeto y del objeto. Construcción de una mirada contemplativa, antes que
productiva o inscripta en alguna praxis social mas totalizadora Una nueva configuracion que es un
caracteristico invento de la modernidad, que es el museo. Solamente en la modernidad y bajo
estos presupuestos se puede concebir que encerrado entre cuatro paredes de un edificio donde
hay que ir especificamente al teatro, se vaya a escuchar un concierto o a mirar cuadros colgados
de una pared. Este es el simbolo mas evidente de la separacion entre el arte y la vida cotidiana. El
campo de lo estetico adquiere una suerte de anomalidad que ya no tiene que ver con la
experiencia habitual o cotidiana, fuera de la experiencia vital. Los manifiestos de las vanguardias
del s. XX vuelven a postular la fusion del arte con la vida.
La separacion entre sujeto y objeto. La transformación del arte en espectáculo, y del sujeto en
espectador de ese espectáculo.
Una conquista de la modernidad como es la construcción de la mirada moderna, es lo que
Benjamin llama la “autonomización”, la lucha del arte por su autonomia, la lucha por
independizarse de esta funcion medieval, ritual, religiosa. Esta impresión de autonomia que en la
modernidad adquiere la obra de arte, tiene que pagar un precio, y este es la transformacion de la
obra de arte en un mercancía. Otra novedad introducida por la modernidad durante el
Renacimiento es la generalización del mercado de arte. La promocion a primer plano del individuo
creador. Los artistas firman las obras para ese mercado del arte. Una anécdota implica a Picasso
que pagaba con cheques y el que lo recibia no lo llevaba al Banco porque la firma era mas valiosa
que el importe del mismo. Anécdota que puede no ser cierta pero que es caracteristica del
proceso de fetichizacion mercantil que es el precio, dice Benjamin, que el arte tiene que pagar por
su autonomia.
Esta construcción de la mirada origina otras cosas muy interesantes, como lo que postula John
Berger, historiador y critico del arte, que dice que “lo visible es una construcción artificial, todo
aquello que llamamos lo visible es un producto social y que no cualquier cosa, en cualquier época
y de cualquier manera es siempre visible”. Así se podría hacer una Historia social, idelologica y
política de lo visible y lo no visible. Lo visible se hace visible por la construcción de una cierta
mirada, que deja afuera de la realidad, “fuera del campo” como dicen los fotógrafos. El mismo
movimiento que produce el orden de lo visible produce también, cierto tipo especifico de visibilidad
y no otro. Esta Historia se refiere a las técnicas o los modos de producción de ciertas formas de
visibilidad. Durante la modernidad asi como la perspectiva, otras técnicas que comienzan a
generalizarse es la pintura al oleo. Esta es la técnica tal que le confiere a los objetos
representados, un grado de realismo, haciéndolos casi tocables y apropiarse de sus cuerpos. El
concepto central es apropiación y la deseabilidad de esas “ jugosas manzanas” pintadas por los
holandeses del s. XVII.
Es un rasgo característico de una época, que hace de la propiedad privada algo propiciado por la
sociedad y la cultura. Se podría construir una Historia sobre este tipo de transformaciones de la
construcción de la mirada y del disimulo y el desplazamiento de los distintos grados de
heteronomía de la obra de arte. Por ej. la heteronomia oculta, subterránea del trazado de la vista,
al que se refiere Benjamin cuando dice que el arte se ha autonomizado.
Esto significa que, bajo la sociedad burguesa del capitalismo y con mucha mas razón en lo que
dio en llamarse la postmodernidad o como la llama Jameson, la lógica cultural del capitalismo
SEmA Seminarios de Primavera 2002 El sitio de la mirada Eduardo Grüner
5
tardio, ha supuesto la perdida definitiva de la autonomía del arte. Esta es una de las grandes
preguntas de Adorno, autor de las más importantes Teorias criticas del siglo XX. Como encontrar
la salida para poder pensar simultáneamente la autonomía y la heteronomía de la obra de arte y,
cuando decimos de la obra de arte, nos referimos en realidad, al tipo de mirada construida por una
sociedad particular en una determinada fase de su reproducción política e ideológica para elaborar
esa obra de arte.
En el caso de Adorno la conclusión es al mismo tiempo pesimista y lúcida, en el sentido de
hacerse cargo del carácter irresoluble del conflicto con el cual comenzamos esta charla en que la
obra de arte tiene simultáneamente, una singularidad absolutamente irrepetible que hace que
exceda todo intento de clasificación, todo intento de subsumir la obra filosoficamente en su
libertad, economicamente en el puro concepto de mercancia, y socialmente en el puro concepto
de vehiculo de transmisión ideológica.
Una manera de desarticular esta mirada dominante durante el tiempo de construir y reconstruir por
parte del poder conciente o inconcientemente, seria no desde la posición ingenua de decir el
conflicto no existe sino haciendose cargo de un conflicto irresoluble, por la via de pensar el arte
algo puramente sublime, no contaminado por el barro y la sangre, o el arte como mera mercancia
producto de la cultura, como dice Adorno sin excesos, sin restos esteticos
(Esta desgrabación no pudo ser corregida por el Prof. Grüner)


*El Profesor Eduardo Grüner es autor del libro El sitio de la mirada, Secretos de la imagen y
silencios del arte. Grupo Editorial Norma. Publicado en febrero de 2001.
Es Profesor Titular de Antropología del Arte en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, y
Profesor Titular de Teoría Política en la Facultad de Ciencias Sociales, donde actualmente es
Vicedecano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Si deseas puedes comentar o inducir algun tema, cariños.

twitters

mis paginas web ( scrips, animaciones, musica, flashes, videos)

LISTADO DE PAGINAS WEB SUBIDAS HASTA EL MOMENTO.
Ir con INTERNET EXPLORER SOLAMENTE PARA VER Y OIR LOS SCRIPS:
VIDEOS
Argentina pais de Ratones?
video nuevo:

Entradas populares

OPOSICION EXTRAPARTIDARIA POR ARGENTINA